¡Vídeo! Venezolanos sufren por falta de agua

En los centros de salud la vida de muchos pende de un hilo por la falta del vital liquido

Entérate24.com- Tan numerosas son las zonas afectadas por la problemática del suministro de agua en Venezuela, como las maneras de solventar la situación, por parte de quienes claman día a día por el vital líquido.

A partir de una investigación que llevó a cabo el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), en el primer semestre de 2019, se determinó que el suministro de agua es el peor valorado por los ciudadanos en todo el país.

Los resultados del estudio indicaron que el 68% de la muestra consultada (5 mil personas), en siete de las principales ciudades del país, calificó de negativa la calidad de este servicio; aunque la percepción con respecto al resto de los mismos, en ninguno de los casos alcanzó valores satisfactorios.

La Vega, El Junquito, El Paraíso, Santa Rosalía, San Pedro, La Pastora, El Valle y Coche, son las parroquias más afectadas del municipio Libertador; así como algunas localidades de Baruta y Chacao.

El presidente del OVSP, Julio Cubas, precisó que: “el 71% de los encuestados indicó que presenta dificultades en cuanto a la recepción del servicio de agua común, y de ese porcentaje, el 12% dijo no percibirlo; siendo la inconstancia en el suministro la principal razón por la que el 68% de los encuestados tuvo una opinión desfavorable sobre la calidad del servicio”.

La valoración negativa acerca del servicio, fue más acentuada en Maracaibo, Valencia y Barcelona, donde solo el 16%, 25% y 31%, de los encuestados, respectivamente, emitió una opinión favorable sobre el mismo. Este indicador se mantuvo entre 33% y 35% en las demás capitales analizadas, excepto en San Cristóbal, donde alcanzó el 55%, como la ciudad con mejor opinión de calidad.

Una realidad que se repite en todos los espacios

No es secreto para nadie, que los sectores habitacionales no son los únicos que sufren las consecuencias a causa de la carencia  del vital líquido. Los hospitales y clínicas, espacios en los que la vida de muchos pende de un hilo; además de las escuelas y las universidades, a las que niños y jóvenes van a formarse, se suman al clamor por el agua.

Jesús Manrique, habitante caraqueño del sector Santa Elena de Cotiza, dijo que, aunque a su zona suele llegar el agua durante dos días seguidos. Tienen ocho días sin el servicio.

Miriam Salcedo, de la parroquia Sucre contó que a su casa, el agua “la mandan” los viernes y la quitan el domingo. Explicó además, que más arriba de donde habita, nunca hay agua.

Jesús Briceño, de San Agustín, explicó que el agua llega a su sector cada once o quince días, por lo que hay que estar cargando agua en tobos. “Hay que ir a buscarla a donde caigan los chorritos”, agregó.

Algunos vecinos de La Candelaria, deben acudir constantemente a la clínica Sthory, donde les permiten abastecerse con tobos de agua, para cocinar y asearse. Igualmente, se pudo conocer que en las zonas aledañas, el agua llega aproximadamente una hora al día, de 6:00 a 7:00 pm, mientras que hay algunos botes de aguas blancas que no son reparados, causando que se pierda el vital  líquido que debería llegar a las casas, contó Rafael Giménez, comerciante y vecino del lugar.

Maromas para hacer frente a las circunstancias adversas

Aún y cuando son tangibles los datos detallados anteriormente, además de los testimonios expresados, resulta curiosa, pero, interesante “la capacidad de resiliencia de la sociedad venezolana. Es decir, la capacidad que tiene para superar circunstancias traumáticas, que antes de vivirlas, le hubiesen parecido imposibles de sobrellevar”.

De esta manera lo resaltó Fermín Barrios Ortiz, sociólogo y antropólogo, egresado de la facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en entrevista concedida a Enterate24.

Aseguró, que en toda sociedad el cambio es permanente y es por eso que la gente se adapta a situaciones que pueden ser muy negativas e incluso, caóticas, como sin duda lo es la carencia de los servicios más indispensables. “Sobre todo en Venezuela, la gente tiende a adoptar una conducta que no es individual, sino grupal o social, para resolver el problema”, agregó.

En ese sentido, acotó que la falta de agua, así como de otros servicios; además de representar hechos negativos, sin duda, “han servido como elementos de cohesión social, de integración, porque la gente, en colectivo, busca la forma de salir de eso”.

Igualmente, se refirió a los casos aislados de individualismo. “Cuando alguien se apropia de una manguera o alguien más pretende comercializar el agua de un chorro natural. Allí es cuando se generan los conflictos”, dijo.

Basándonos en las reflexiones de Fermín Barrios, sin duda el pueblo venezolano supera pruebas que se incrementan luego del apagón nacional que tuvo lugar en marzo, y que sin duda afectan su cotidianidad. Es necesario ahora que este dé un paso importante que lo acerque, más que a la resignación llena de creatividad e improvisación, a la verdadera solución de los problemas.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enterate_24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.