inicio-de-clases

Regreso a clases: ¿Están los estudiantes y maestros listos para la nueva normalidad pandémica?

Más de 8 millones de estudiantes se incorporan a las aulas. Maestros, padres y representantes no están convencidos de la bioseguridad.

Por Kleybergel González y Elehyn Pérez

Entérate24.com.- Este 25 de octubre más de 8.700.000 estudiantes, en las modalidades educativas básica y media, están llamados a reincorporarse a las aulas de clases tras 19 meses de confinamiento, mejor conocido en nuestro país como la “cuarentena radical”, producto de la pandemia de la COVID-19. Esto se realizará entre algunos señalamientos, a favor y en contra, de la preparación de los estudiantes, planteles y maestros en términos de bioseguridad para afrontar un regreso bajo la nueva normalidad pandémica.

Para Daniela Núñez, madre de una niña cursante del quinto grado y una pequeña en edad preescolar, es necesario el retorno presencial a las aulas para “que los niños tengan un aprendizaje adecuado. Siento que nuestros hijos no están recibiendo una educación adecuada, a pesar que ayudo e incentivo a mi hija en casa para reforzar las actividades que la maestra envía diariamente”. Además, Núñez dijo confiar en las medidas de bioseguridad que desarrollan en las escuelas de sus hijas, ambas ubicadas en la populosa población de Petare, estado Miranda.

Aunque para Yoelin Abreu, madre de tres niños de 8, 3 y 2 años, las condiciones para el regreso a clases “son pésimas”, lo cual constató en una reunión a la que asistió en la U.E. Rómulo Gallegos en los Valles del Tuy, precisamente para abordar el tema del regreso a clases, en la que “no había medidas de bioseguridad en lo más mínimo”.

Cifras de la pandemia y lo educativo

Venezuela, país que desde el 13 de marzo cuando se descubrió el primer caso de coronavirus tomó medidas extremas para evitar un mayor brote, es una de las naciones que mejor controla la enfermedad viral en el mundo. A la fecha de este reportaje existen 400.511 casos confirmados, de los cuales 382.004 personas recuperaron la salud. Esto equivale a un 95 % de los contagios. A su vez, el país está cerca del 60 % de la población vacunable (mayores de 18 años) con ambas dosis anticovid, según cifras actualizadas a diario por las autoridades sanitarias gubernamentales.

Ahora bien, el presidente de la República, Nicolás Maduro, en alocución a los medios de comunicación el 19 de octubre de este año, aseguró que el 84 % de los trabajadores educativos del país tienen el esquema completo de inmunización contra la enfermedad del coronavirus.

Además, en algunos planteles de la nación se realizan jornadas de vacunación contra la COVID-19, especialmente dirigidas a los empleados de la educación. Tal es el caso del Liceo Miguel Antonio Caro, en el oeste de Caracas, el cual atiende todos los viernes solo a los educadores, según explicó la Jefa de la Zona Educativa del Distrito Capital, Graciela Rapisarda.

Por otra parte, el 21 de octubre, al culmino de una reunión bilateral con representantes del convenio Cuba-Venezuela, el primer mandatario nacional anunció que desde el mismo 25 de este mes se iniciará la inoculación de antídotos a los adolescentes a partir de los 12 años. Esto con el objetivo de llegar al 70 % de la población nacional, más de 20 millones de personas, totalmente inmunizadas.

Pese al anuncio oficial, Yosele Blanco, madre de una niña de 12 años, siente “temor” de que su hija “tenga alguna mala reacción alérgica a esa vacuna cubana. Todavía no he visto que algún organismo internacional la haya aprobado. Tengo desconfianza, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad”.

¿Qué dicen los maestros?

Milagros Peñaloza, maestra de Cultural y Artes Plásticas en el Colegio Francisco de Miranda de la Base Aérea de la Carlota, estima que de encontrarse las instituciones bien equipadas y con todas las medidas de bioseguridad necesarias, sí se podría recibir a los estudiantes en las aulas de clase.

“Bueno viendo todo el trabajo que está realizando el Estado por brindar con el plan de embellecimiento y de bioseguridad en las instituciones, creo que, equipando bien las escuelas, sí se puede recibir a los chamos, pero ojo, en semana flexible y para cumplir sólo con evaluaciones que el alumno requiera”, consideró.

Sin embargo, Marienela Baldirio profesora del Liceo E.T.I. Tuy Medio, en Santa Lucía estado Miranda, dijo no estar de acuerdo debido a “que la salud es lo más importante y en estos momentos se está poniendo en juego muy irresponsablemente” por parte de las autoridades.

“En cuanto a las condiciones son pésimas, en la institución a la cual laboro no hay medidas de seguridad, ni la más básica que es el tapabocas. Acudí recientemente y la directora encargada prescindía de éste, no había agua para realizar la limpieza de la institución y menos para el lavado constante de las manos; en definitiva no se cumple las condiciones. No voy a arriesgar la salud de mi bebé, porque no hay las condiciones más básicas”, denunció la profesora.

En esa misma línea se incluye Alida Blanco, maestra de tercer grado en la escuela Gabriela Mistral de la parroquia 23 de Enero de Caracas, al confirmar que “no existen las medidas de bioseguridad porque el Gobierno no dota a ningún centro educativo”. Lamentó que “las estructuras de los colegios se encuentran en estado de deterioro y el Ministerio para la Educación no dota de implementos para la limpieza. Mucho menos para la protección de los alumnos”.

Para la maestra Karla (quien pidió guardar su nombre e institución educativa) no está de acuerdo que “los estudiantes de nivel inicial, primaria y hasta los de media general hasta tercer año asistan de forma presencial, porque a esta edad hacen caso omiso a las normas y sería imposible que duren con el tapaboca puesto, o estar a una distancia separada de otro compañero”.

Aunque para estudiantes de cuarto, quinto y, en los casos que aplique, sexto año “deberían asistir tan solo un día a la semana de flexibilización a las áreas de formación de talleres, porque las escuelas técnicas forman a los estudiantes para la universidad y para el trabajo. Y estos estudiantes ya tienen la capacidad de cumplir normas”.

Recomendaciones de la Academia de Ciencias venezolana

Tras el anuncio del regreso a clases este 25 de octubre, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) elaboró dos documentos, basados en evidencias científicas, en los que evaluó las condiciones para el retorno de las aulas, al tiempo que emitió algunas recomendaciones para reducir el impacto de contagios de la COVID-19, tanto en estudiantes como en educadores y personal obrero. En el primer documento, denominado Regreso a clases presenciales – Aspectos epidemiológicos, expone cuatro ejes esenciales para tal fin:

  • La vacunación completa del personal docente, administrativo, obrero y estudiantes.

La Acfiman explica que si un porcentaje alto de la población es vacunado, es posible cortar las cadenas de transmisión del virus a través de lo que se denomina la “inmunidad de rebaño” y, así, eventualmente controlar la epidemia.

“Se ha demostrado que la vacunación reduce diez veces los riesgos de hospitalización, el ingreso a unidades de cuidados intensivos y, por ende, el riesgo a muerte, aun en regiones donde circulan variantes como la Delta”, sostienen.


Imagen 1. Impacto de la vacunación del personal docente sobre el riesgo de infección de los estudiantes en dos escenarios: 1) el 20 % del personal docente vacunado y 2) el 100 % del personal docente vacunado. Efectividad de las vacunas = 80 %, Ro=2,5. La vacunación del personal docente tiene un impacto mayor sobre el riesgo a infección de los estudiantes cuando parte de la población estudiantil está vacunada. (Tomado de la Acfiman).
  • El uso obligatorio y apropiado de la mascarilla en los salones y exteriores de los ambientes escolares.

“El virus SARS-CoV-2 se transmite cuando una persona infectada emite, al respirar, hablar, estornudar, toser, gritar o cantar, microgotas de saliva en forma de aerosol y son inhaladas por otra persona. Una vez liberadas al ambiente, las micropartículas que contienen al virus pueden mantenerse suspendidas en el aire por varias horas, desplazarse varios metros con las corrientes de aire y contagiar a personas presentes en dichos espacios. Especialmente aquellas sin mascarillas apropiadas”, explican.


Imagen 2. Impacto del uso de mascarilla sobre el riesgo de infección estimado a partir de simulaciones con modelos de evaporación y sedimentación de gotitas emitidas durante las liberaciones respiratorias. Se simularon dos escenarios: 1) 25 estudiantes en un aula de 10 m x 10 m y 2) 25 estudiantes en un aula de 5 m x 5 m. (Tomado de la Acfiman).
  • La celebración de actividades en espacios abiertos, aireados, garantizando el distanciamiento social y alternando la asistencia de grupos pequeños en esquemas flexibles ajustados al centro educativo.

La asistencia intermitente de grupos de estudiantes a las aulas podría disminuir en alguna medida la propagación de la COVID-19 y, además, podría establecerse en modalidades que permitan reducir los aforos en las aulas.


Imagen 3. Impacto del regreso a las aulas estimado a partir de modelos epidemiológicos en poblaciones estructuradas en redes de interacciones en tres escenarios hipotéticos: 1) 100 % de los estudiantes en las aulas todos los días, 2) 100 % de los estudiantes en las aulas por una semana cada 15 días y 3) población estudiantil dividida en dos grupos similares que asisten a las aulas en semanas alternadas. El área roja representa la diferencia entre los porcentajes infectados entre el escenario particular y el escenario base (clases sin restricciones) y es proporcional al impacto de la restitución de las actividades estudiantiles durante las primeras 12 semanas en cada escenario. Se asume que Ro =2,5; λ=1/5,2; σ=1/10. La asistencia a las aulas representa un aumento en el número de interacciones promedio por estudiante de 10 a 30, 80 % de las cuales ocurren entre miembros de la red y el 20 % con personas externas a la red de interacciones. Las líneas punteadas verticales señalan las semanas. La mayor reducción del impacto se observa en el escenario 3. (Tomado de Acfiman).
  • La implementación de un sistema de monitoreo (ya que los menores presentan mayor incidencia de contagio asintomático), a través de encuestas y pruebas rápidas de despistaje que permita detectar y aislar infecciones.

“Encuestas diarias sobre el estado de salud de cada alumno y maestro permiten detectar a tiempo casos sintomáticos, así se podrá tomar decisiones para prevenir a tiempo nuevas infecciones y controlar la propagación de infección dentro de los salones para el regreso a clases”, detallan sobre este punto.

Por su parte, la Academia esboza en un segundo documento, llamado Regreso a clases presenciales – Aspectos educativos, las situaciones sociales que deberían ser garantizadas por las autoridades gubernamentales, para evitar la deserción de docentes por la falta de recursos mínimos para su subsistencia.

Moral y Luces en tiempos de pandemia

En su célebre discurso de Angostura, el Libertador Simón Bolívar instó a los congresistas presentes a resguardar la educación con un “cuidado primogénito”, porque “Moral y Luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades”.

Bajo esa máxima del genio de América es imprescindible establecer medidas efectivas para que los estudiantes regresen a los colegios, uno de los ejes de la vida cotidiana que no escapó a los efectos de la pandemia del coronavirus. Aunque este retorno debe realizarse minimizando los riesgos de salud para todos los involucrados en el acto educativo.

Esas condiciones deben estar garantizadas por el Estado venezolano en todas las modalidades del sistema escolar. De esta manera, demostrarán la importancia que representa la formación de los hombres y mujeres que tendrán los designios del país en sus manos, dentro de algunos años.

Sin embargo, existen condiciones sociales, económicas y políticas que deben zanjarse con los maestros y maestras venezolanos, quienes fueron duramente golpeados tanto por la pandemia como por la crisis existente. Es lamentable como muchos educadores realizan actividades desprendidas de su profesión para poder subsistir en medio de la situación país.

A pesar de ello, la mayoría guarda la intención de formar a sus estudiantes “para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso”, como admitió el padre de la patria a su maestro Simón Rodríguez en una carta.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:
@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24