Leones silenció al Magallanes en el Universitario

Entérate24.com La fiesta del beisbol que significa el Round Robin tuvo otro episodio memorable este martes, en un Estadio Universitario que se exhibió repleto con la asistencia de 20.513 aficionados, quienes presenciaron como Leones del Caracas logró su tercer triunfo al hilo, con un sabor especial, porque lo hicieron frente a su archirrival, Navegantes del Magallanes, con holgado marcador de 7 a 1.

El conjunto capitalino se amparó en una sólida presentación del criollo Ronald Herrera en labores de iniciador, para así sumar su quinto éxito, por tres reveses, y quedar en solitario en la cima de la tabla completada la primera mitad del calendario de postemporada.

Herrera, que no iniciaba un encuentro en la LVBP desde el 30 de noviembre antes de marcharse a resolver un asunto familiar en Estados Unidos, le pagó con creces al cuerpo técnico la confianza que depositaron sus hombros al lucir imponente sobre la lomita ante la complicada toletería filibustera.

El derecho sacó las tres primeras entradas por la vía rápida, al enfrentar al mínimo de rivales posibles. En el cuarto acto sufrió un leve bajón que resultó costoso porque Magallanes le fabricó la única rayita que aceptó en los 5.1 innings que alcanzó a tirar antes de salir por molestias física y en los que recibió un par de hits, regaló una base por bolas y pasó a un trío de navales por las armas.

“La clave fue la localización de mis pitcheos y la secuencia que pude usar con todos mis envíos, tener la habilidad de lanzarlos por strike y eso creo que fue lo más importante. Gracias a Dios el pitcheo quebrado hoy estaba funcionando bastante bien y la comunicación con Jhonny Pereda (cátcher) fue excelente y esa fue otra de las claves del juego. Para mí todos los juegos son importantes y más en esta situación de Round Robin. Yo salgo siempre a dar lo mejor de mí, a ayudar al equipo lo más que pueda”, contó Herrera tras el partido, al tiempo que explicó que sintió una cierta inflamación en el hombro derecho, que provocó su salida abrupta del compromiso. Será sometido a revisión médica para determinar el estado del mismo. “Sentí como una inflamación en mi hombro de lanzar y no quise seguir forzando. Esperemos que no sea anda grave para estar listo para la próxima apertura”, añadió.

La anotación permitida por Herrera, no significó mayor problema para él, porque para entonces ya su ofensiva lo había respaldado con tres carreras, dos incluso en el propio primer inning, cuando aprovecharon un titubeo del abridor nauta, el ex grandeliga Henderson Álvarez.

Alí Castillo, congruentemente a lo realizado en lo extenso de todo el playoff, comenzó el episodio con imparable y luego se metió hasta la tercera como consecuencia de un doble de su predecesor en la alineación, el rendidor Wilfredo Tovar.

Orlando Arcia, uno de los outs más difíciles en lo que va de instancia, si bien no pudo pegar imparable, tuvo la habilidad pertinente para sacar un largo elevado de sacrificio hacia los predios del jardinero derecho Rainel Rosario, al que no le quedó otra que devolver la bola al hombre corte, mientras Castillo se metía hasta el plato con la anotación que rompió el celofán de la pizarra.

Álvarez hizo fallar a Isaías Tejeda, pero continuó embrollado al obsequiarle una base por bolas al recién nombrado ganador al premio Regreso del Año, el zurdo Oswaldo Arcia y luego permitirle un imparable hacía la pradera del centro de José Rondón, en su retorno a la acción luego de un par de días de reposo.

En la baja del cuarto acto, Leones aumentaría la diferencia, ahora ante el relevista Nivaldo Rodríguez, gracias a imparable de Gabriel Noriega, que impulsó desde segunda base al novel Ángel Aponte, que minutos antes se había embasado por hit y avanzado por su primera almohadilla estafada del Round Robin. La entrada estuvo accidentada para la nave, primero por un error defensivo del receptor Robinson Chirinos, sin incidencia en el marcador y luego por la expulsión de su manager Yadier Molina, tras una discusión airada con el umpire de la inicial, David Arrieta.

Dos tramos más tardes, Caracas volvería al acecho contra Yaramil Hiraldo, dominicano y uno de los elementos más fiables del bullpen para el cuerpo técnico magallanero, que confrontó problemas de descontrol al llevar a dos leones de manera consecutivas hasta los cojines por la vía de las cuatro malas. Su compañero Anthony Vizcaya debió recurrir en su auxilio y a pesar de que dominó a Wilfredo Tovar a fallar para dobleplay, no pudo prevenir la cuarta anotación de los dueños de casa producto de un elevado corto que se convirtió en hit por parte de Orlando Arcia.

Tras la partida de Ronald Herrera, los relevistas Alfred Gutiérrez, Miguel Scolovich y Ricardo Rodríguez pudieron prolongar el dominio sobre los bates bucaneros, que no hallaron la manera de descifrarlos y, por el contrario, vieron cómo sus colegas del dugout de enfrente sí pudieron hacerlo frente a sus serpentineros, una vez más en el octavo acto y que de algún modo, dilapidó cualquier tipo de oportunidades de poder pelear por el partido.

En ese acto ocho, Bruce Rondón fue castigado con hasta cuatro incogibles, uno remolcador de Alí Castillo y otro también impulsor del quisqueyano Isaías Tejeda, que ensalzaron un ramillete de tres anotaciones para clocar el 7 a 1 definitorio.

Ya con el score abierto, el mexicano David Gutiérrez se hizo cargo del morrito y sin mayores escollos, salió del noveno acto retirando a los tres con los que se midió.

Orlando Arcia, por segunda noche consecutiva, se alzó como el jugador más importante a la ofensiva al irse de 4-2 con un par de fletes; mientras que Gabriel Noriega también se lució al finalizar con día perfecto con el madero, que constó de 3-3, con un tubey, un remolque y dos pisadas al pentágono.

“Estamos hablando de un jugador de talla grandeliga actualmente. Empezó un poco frío porque venía de su temporada muerta y no esperábamos que tuviera caliente de una vez. No hay que quitarle crédito a un pelotero activo y casi de diario en MLB y ese cartel lo está demostrando aquí”, expresó Alguacil sobre Arcia, al tiempo que se refirió al trabajo realizado por el propio Noriega, así como también de Aponte, de gran actuación frente a Navegantes. “Siempre he dicho, esto no es trabajo solo de los nueve jugadores en el lineup. Son 26 en el roster diario y 34 en el semanal, yo siempre les hago llegar el mensaje de que todos van a tener la oportunidad de sentirte parte del juego o hasta de ser héroe”, contó.

Ronald Herrera logró su segundo triunfo del Round Robin, mientras que Henderson Álvarez no logró escabullirse de su segundo descalabro en la segunda fase del campeonato actual.

Leones descansará este miércoles para el jueves retornar a Valencia y enfrentarse de nueva cuenta a Navegantes, en el tercer partido de la serie entre ambos en la postemporada. Independientemente de lo que ocurra con los resultados del día, se presentará a dicho compromiso en el primer lugar, ya sea en solitario o acompañado por Tiburones.

“El balance es que estamos dando los pasos que queremos. No me anticipo a nada. Todavía tenemos mucha tela que cortar. Hay que seguir jugando beisbol, eso es lo que puedo decir. Estamos enfocados con todas las metas que nos trazamos desde el principio y hay que seguir jugando duro, porque no hay ningún equipo o enemigo pequeño, a todos hay que salir a jugarles fuertes y tratar de dar ese paso que queremos, el de estar en la final”, sentenció Alguacil.

Prensa LVBP