Jaime E. Peñaloza Durán: Neuroplasticidad: liberación cerebral

Inicia la semana comprendida entre el domingo 24 y el sábado 30 de enero. Es el día 24 del año y faltan 341 para que finalice 2021.

Celebraciones: Domingo: Día Internacional de la educación. 

Pensamiento: “No es más inteligente quien cree tener el cerebro más grande, si no el que posee más sentido de la cosmovisión” Jaime E. Peñaloza Durán. 

Entérate24.com- Recuerdo haber escuchado en los primeros años de mi adolescencia a varios padres regañar a los menores que se equivocaban sacando las cuentas matemáticas de las tareas diarias diciéndoles que, ¡Dios no le dio la cabeza a todo el mundo para lo mismo… agregando, a unos se las dio para llevar el sombrero, a otros para mantener piojos y a unos pocos para pensar!

Que interesante el tiempo perdido con esos comentarios, pues siempre se estaba pendiente más del juego que de las tareas.

¿En que podían estar equivocados los muchachos?, si hasta unas décadas atrás, la sociedad se mantuvo con una especie de conformismo y aceptación de algunas teorías según las cuales el cerebro humano solo permitía modificaciones durante los primeros años de vida.

Sin embargo, a partir de la década de los años 60 dichas teorías fueron desplazadas, dando paso a nuevos estudios que concluyeron aseverando la posibilidad de importantes cambios neuronales también en la adultez.        

El escepticismo hacia la búsqueda de importantes cambios en el ámbito dimensional del cerebro y el pesimismo para buscar alguna posibilidad de su expansión inexplorada, así como el aumento de la materia cerebral para el fortalecimiento del conocimiento, terminaba dando la razón al genial empresario Henry Ford cuando aseguraba que “Pensar es el trabajo más difícil del mundo, por eso hay tan poca gente que lo hace”.

Sin duda los prejuicios y pereza amarran mentalmente a las personas y no la dejan ver de manera transparente la obstrucción de los caminos conducentes a la factibilidad de adquirir mayores conocimientos que contribuyan a la felicidad.

Muchos, con la idea de proteger y mantener su personalidad indemne ante lo desconocido, se privan de aceptar los avances que el cerebro ofrece a través del empoderamiento y crecimiento del saber.      

La limitación que se apodera de la mente y cercena la posibilidad de avanzar en la apertura de nuevos aprendizajes, pueden estar signadas al aferramiento de la cultura tradicional, el miedo a los cambios, el apegamiento al confort con el cual se impide el paso a lo desconocido que siempre genera algunas alteraciones nerviosas.  

Por múltiples razones el cerebro no ha dejado de ser misterioso y desconocido, así muchas teorías científicas poco apuntaban a estudiarlo y buscarle las interrogantes más allá de las que la gente se plantea.

Por eso, prefirieron dejarlo como estaba y su cadena neuronal intacta a pesar de poseer enormes potencialidades dignas de ser aprovechadas. 

Actualmente el mundo se debate entre una serie de derechos llamados de diferentes maneras. Pero la lucha debería concentrarse más en la búsqueda de una mayor actividad en la zona del lóbulo temporal de las personas, que es donde se encuentra el hipocampo, el cual tiene un papel crucial en el aprendizaje y en la memoria.

La real academia de la lengua española define el cerebro como “uno de los centros nerviosos constitutivos del encéfalo, existente en todos los vertebrados y situado en la parte anterior y superior de la cavidad craneal”

Desde mediados de la década de los 60 la ciencia viene hablando de la Neuroplasticidad que es una capacidad propia del cerebro. Por ella somos capaces de adaptarnos a las circunstancias por la conducta y la experiencia vivida.

En el campo más material que emocional, gracias a esta actividad cerebral grandes empresas en el mundo se aprovechan estas ventajas para afianzar y apoyar los conocimientos de sus trabajadores y mejorar los planes de producción.

La plasticidad neuronal, Neuroplasticidad, plasticidad neural o plasticidad sináptica, es una propiedad que emerge del cerebro y es el funcionamiento de las neuronas cuando éstas establecen comunicación, que modula la percepción de los estímulos del medio, tanto los que entran como los que salen.

Esta dinámica deja una huella al tiempo que modifica la eficacia de la transferencia de la información a nivel de los elementos más finos del sistema. Dichas huellas son los elementos de construcción de la cosmovisión, en donde lo anterior modifica la percepción de lo siguiente. (Párrafo de Wikipedia).

La universidad de Isep de España y México, refieren una importante incidencia de la Neuroplasticidad en el aprendizaje y en el Neuroliderazgo, considerando que el cerebro es un órgano tan poderoso e increíble, que permite que las personas puedan aprender y desaprender pensamientos, comportamientos y actitudes a lo largo de la vida.

Esto desvirtúa la idea arraigada hasta hace unas décadas en la que se afirmaba que el cerebro adulto no podía desaprender.

Es decir, se entendía que a medida que se envejecía, se disminuían las posibilidades de nuevos aprendizajes, lo que en la práctica significaba una pérdida en la capacidad de reinventarse.

Sin embargo, gracias a la Neuroplasticidad, se ha conseguido revertir esta idea.

En cuanto a los aprendizajes, la Neuroplasticidad hace referencia a aquella condición que permite a las neuronas regenerarse tanto fisiológicamente como de forma funcional, logrando así crear nuevas conexiones sinápticas.

La plasticidad no únicamente permite al cerebro recuperarse e incluso restablecerse ante trastornos o lesiones, sino que también puede reducir los efectos causados por diferentes alteraciones patológicas.

Sandra Jurado, investigadora del Instituto de Neurociencia de Alicante considera que “La plasticidad cerebral nos permite cambiar y aprender hasta el final”, al respecto asegura que no todos los recuerdos son permanentes.

El cerebro los potencia y los desecha en función de la importancia que tengan para nuestra supervivencia y día a día. Él es el encargado de valorar qué datos podrán sernos de utilidad en el futuro y hacer hueco para las novedades y el aprendizaje.

Asimismo, la Inteligencia Artificial (IA), sin duda estará en todas partes. Ya los ingenieros se han concentrado en el desarrollo de robots inteligentes, de comunicaciones neuronales y de edificios transformados en mini ciudades.

Muy alicientes son las noticias acerca de los avances de la ciencia, porque gracias a ello, quedará en obsolescencia aquel refrán discriminatorio que decía: “Vetus non discent loqui mascarene parrot” que a los ancianos discriminaban repitiendole que “Loro viejo no aprende a hablar”

Curiosidades del cerebro:

El cerebro no siente dolor, es la herramienta que utilizamos para detectar el dolor. Cada vez que un receptor de dolor de cualquier parte del cuerpo se activa, ya sea porque sufriste un golpe o una herida, un impulso viaja por tu médula espinal hasta el cerebro. Entonces tu cerebro envía una señal de dolor.

Sin embargo, el cerebro por sí mismo no tiene receptores de dolor. Así que la anestesia que se utiliza para ejecutar una cirugía al cerebro es para evitar que sientas dolor en el cuero cabelludo, las membranas que recubren el cráneo y que protegen al cerebro mismo.

Saludos, vuelvo en una semana

Jaime E. Peñaloza Durán