Jaime E. Peñaloza Durán: Legalización de las armas

Un día como hoy se recuerda el funeral multitudinario de la Princesa Diana de Gales

Pensamiento: “Cuando se dispara amor, el corazón queda apasionadamente herido para siempre” Jaime E. Peñaloza Durán

Entérate24.com- ¡Cuando saques un arma tienes que usarla, porque de lo contrario te la van a escupir! O “simplemente eres hombre muerto”, son frases de los entrenadores dedicados a la preparación de quienes aspiran ser más machos que los demás, y que cambian su personalidad de pacífica a violenta cuando están armados; por eso alguien dijo en una ocasión que los testículos de los hombres son las armas.

Las razones para portar un arma siempre son las mismas: defensa de intereses económicos; protección y custodia de bienes; y por supuesto la familia. Muchos opinan que la manera más eficaz de frenar  la delincuencia es permitiendo a la sociedad civil la tenencia de armas de fuego, con la debida autorización. Sin embargo, algunos pierden el interés legal de tenencia, porque deben lidiar con una serie de requisitos y al final la mayoría de los crímenes son perpetrados con armas ilegales o de prohibida tenencia, como es el caso de las armas de  guerra.

En Latinoamérica la venta de armas se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos para la delincuencia organizada, puede notarse una peligrosa tendencia al aumento progresivo de armas ilegales en la calle con precios muy por debajo al de las legales. Con excepción de EEUU, la compra de armas no es fácil, porque la materia armamentista es una política reservada al gobierno; sin embargo, en Canadá, México, Argentina, Chile y Colombia, la población civil constitucionalmente tiene la posibilidad de portar armas de fuego.

El incremento de las acciones del narcotráfico ha sido influyente en la comisión de tantos delitos al extremo de que las estadísticas dan más muertos y lesionados por estos actos que los caídos por motivos de guerra. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha informado que el 75 % de los homicidios cometidos en América en los últimos años ocurrieron con armas de fuego, igualmente con el 54% de los homicidios en el mundo. Ciertamente la pistola es el arma más incautada en el mundo, y en América Latina la cifra llega a 52%.

Un estudio de leyes realizado en la universidad de Nevada-Reno encontró que nueve de ellas se relacionan con una probable reducción de las muertes causadas por armas de fuego. Entre estas se incluyen las que obligan a contar con un permiso estadal para la venta de armas, a denunciar su robo o pérdida; a mantener el historial de las ventas de estos objetos; a exigir que los compradores tengan formación sobre su uso seguro; o a la participación de los cuerpos de seguridad en la emisión de permisos.

En el año 2016, se llevó a cabo en México un Foro en el Senado de la República para debatir los pros y contras acerca de la iniciativa de reforma de la Constitución que busca permitir el porte de armas en negocios y vehículos con el objetivo de hacer frente a la inseguridad. En tal sentido se argumentó que en los países en donde hay más armas, hay menos crímenes; nos queremos armar para defendernos porque las instituciones no funcionan; no se van a armar todos, sólo la gente buena y honesta; el delincuente va a pensar dos veces en cometer un crimen sabiendo que la gente está armada. Fuente: El blog de Causa en Común.

Cuando en 1833 el italiano Francesco Antonio Broccu inventó el primer revólver de percusión con tambor, fue una lástima que no pensara en algo más útil y menos nocivo, porque gracias a su invento millones de personas en el mundo han perdido la vida; que diferencia si hubiese inventado para la posteridad y beneficio de su país por ejemplo el fetuccini alla puttanesca elaborado en Nápoles o el spaguetti carbonara preparados en Roma por nombrar solo dos platos de los que hacen feliz al mundo gastronómico hoy día.       

A través de la historia se han conocido armas de fuego muy raras y curiosas, alguna de ellas exhibidas en la tienda shoke en Madrid, que dan cuenta de esas variedades, como las pistolas   multicañón (7 en total), para personas con poca o nada de puntería; pistolas en forma de armónica; Rifle de periscopio Krummlauf (cañón curvado, muy letal a distancias cortas); la “punt gun”, arma tan grande que debía ser sostenida por dos personas; la “swiss mini gun” con una longitud de 5.5 centímetros y un calibre de 2.34 milímetros; la “anillo pistola” que fue utilizada por los espías durante la Guerra Fría era tan pequeña como letal y la utilizaron los caballeros franceses; la “pintalabios-pistola” se popularizó entre las agentes del KGB y era en realidad una pistola de 4.5 milímetros; la bolígrafo-pistola es de la época nazi y fue una de las armas más populares para los agentes dobles en muchos países.

Cierto es que las armas por muy raras que sean siempre son letales, es por ello que ninguna iguala a las que usábamos de niños; que los disparos salían de la boca de cada uno, el contrario nunca caía muerto o herido, las balas nunca se agotaban y para complemento todos queríamos hacer de policía y ninguno de ladrón porque este era el que siempre moría, aunque al rato se levantara exigiendo cambio de rol para no morir otra vez, entonces… se jugaba a los “policías y ladrones”.   

Refrán: Matar pulgas a balazos. Realizar algo muy exagerado para un fin muy pequeño o irrisorio.

Curiosidades: Cuando un niño termina la educación primaria ha visto en su corta vida 8.000 asesinatos y 10.000 actos de violencia en la televisión.

Objetos en extinción: Los controles remotos

Eran objetos de lujo absoluto en los años 70 y 80, pero ahora, los sistemas de cable y transmisión de video ofrecen aplicaciones para teléfonos inteligentes que hacen de todo, desde cambiar el canal hasta activar los subtítulos y subir el volumen. Y no tienes que buscarlo entre cojines del sofá o escondido debajo de una silla: una aplicación siempre está en tu celular. 

Objetos-vida-cotidiana-pronto-slideshow.

 Semana comprendida entre el domingo 06 y el sábado 12 de septiembre. Han transcurrido 150 días y faltan 116 para que termine 2020.

Saludos, vuelvo en una semana.

Jaime E. Peñaloza Durán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *