Jaime E. Peñaloza Durán: Intereses compartidos y promesas de noviazgo

Celebraciones: Hoy se celebra el día de San Valentín, de la amistad o día de los enamorados. Y el día de las Cardiopatías Congénitas.

Pensamiento: “El que no ha sentido la pasión de estar enamorado, corre el riesgo de morir por una cardiopatía, cuando finalmente disfrute la dicha de dar amor y recibirlo”. Jaime E. Peñaloza Durán.

Inicia la semana comprendida entre el domingo 14 y el sábado 20 de febrero. Es el día 45 del año y faltan 320 para que finalice 2021.

Entérate24.com-El día de San Valentín, de la amistad o día de los enamorados como la mayoría prefiere llamarlo, es oportuno para revisar en pareja todas las cosas que fraternalmente fueron motivos de compromisos adquiridos en el pasado. Es Importante revisar cuántas de esas promesas fueron cumplidas por la partes, y cuántas de ellas quedaron pendientes y en paciente espera de que algún día se cumplan.  

No se trata de llamar a capítulo a nadie, tampoco reclamar o exigir esas “pequeñas o grandes cosas” que han ido quedando en el olvido, y matizadas con una cobertura casi insignificante en su concepto, pero imposible de pasar por alto, por aquello que se llama rutina diaria, y que al final peligrosamente puede llegar a producir un desamor.

Se trata más bien de realizar un inventario de aquellas ilusiones y romances que llenaron las primeras páginas de un hermoso libro titulado “relación de pareja”, cuya escritura capitular y prólogo fue diseñada mutuamente con el único propósito de compartir equitativamente la construcción de ese imperio llamado amor, y que por prendado acuerdo bilateral se le dio muchos años de vida y permanencia en el tiempo.

Al final lo que se trata es de evaluar si vale la pena o no determinar cuáles han sido las verdaderas razones por las cuales nos endulzamos tanto en aquel entonces, con la promesa de evitar al máximo tener que probar lo insípido de una relación fría e indiferente. 

Es importante recordar que cuando de manera voluntaria, se le dio paso a la pregunta del clérigo y se respondió afirmativamente ¡sí acepto!, seguido de la lectura del santo evangelio según San Mateo 19,3-12: “De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. Allí quedó definitivamente “erga omnes” perfeccionado ese enlace que con la venia de Dios nadie debe ni puede atentar.

A partir de ese momento nació la obligación y el cumplimiento de una serie de compromisos. La mayoría de los cuales fueron generados convincentemente por las parejas desde el período pre matrimonial más bello que pueda vivir una persona en el mundo y que se llama noviazgo. Este es el período en el cual, cuando se deshoja la margarita siempre se sueña culminar con el pétalo de “si me quiere”.

Durante el feliz tiempo de noviazgo, las parejas intercambian una gran cantidad de “yo te prometo” que con el tiempo van a comprobar por qué la balanza se inclina más hacia un lado que al otro, esto tiene una explicación muy sencilla, y es que ¡quien más ofrece, más se compromete!

Evidentemente, mientras más comprometido se esté, más indefenso quedará ante la pareja; especialmente en aquellos momentos en que por lógico instinto de defensa se pretenda alegar haber cumplido con su parte y exigir un “ahora te toca a ti cumplir”, esto para un buen entendedor significa que se le está recordando el incumplimiento de algo prometido.

Otras cosas importantes de revisar dentro de la relación de pareja en la cual existan visos de amor sincero, son todas aquellas esperanzas que se avizora con la misma óptica y el mismo deseo por hacerlo realidad de manera unida, como por ejemplo compartir penas y alegrías. Las primeras porque entre dos su peso se aminora, y la segunda porque se van a disfrutar con mayores emociones.

Antes de reclamar lo que se cree poseer como derecho en una relación bilateral con obligaciones mutuas de pareja, hay que prepararse y revisar cuidadosamente si se está en el terreno correcto de exigir, o si por el contrario se está frente a una “non adimpleti contractus” que tristemente va a indicar que por una de las partes “El contrato no ha sido cumplido” 

Con base en la analogía del derecho y con el debido respeto hacia ella, es importante tener en cuenta que la regla de cumplimiento de obligaciones en materia de pareja, deriva proporcional y equitativamente de lo prometido por las partes, porque las obligaciones son recíprocas, adquiridas del cumplimiento simultáneo basado en la equidad y la buena fe por demás jurada ante Dios.

Esto implica que una parte puede negarse al cumplimiento de su obligación, mientras la otra no cumpla la suya. Por lo tanto, ¿No sería justo querer con la misma dimensión de cómo lo quieren a uno?, porque en el amor sufre más quien más quiere, y eso si es injusto.

Cuando se trata de revisar los intereses compartidos, algunos comentaristas se enfocan más en la parte económica, política o comercial, solo por el hecho de que estos son los aspectos que realmente mueven al mundo en general.

Cuando los intereses compartidos en pareja están en un punto de equilibrio y razonablemente aceptado por las partes, el giro de estas hacia la parte sentimental, hará más felices a los hombres de negocios, a los comerciantes, pero muy especialmente a los políticos que ya tendrán una base más sólida para engañar a sus seguidores, porque la sonrisa no será sólo de hipocresía sino también de felicidad vivida.

En la amplitud del derecho universal, se permite la constitución de una comunidad conyugal devenida del régimen patrimonial del matrimonio. En dicho convenio los contrayentes previamente pueden acordar que durante la vigencia de la comunidad, solo uno de los cónyuges administre los bienes comunes, pero con la condición expresa de que al final de la comunidad, los gananciales producidos sean repartidos por la mitad o en partes iguales.

Monetariamente no existe duda de la versatilidad que puedan mostrar los resultados de una sana administración comunitaria de gananciales, basada en la ley de los signos matemáticos que si bien es cierto indican que más por menos es menos, tampoco es menos cierto que mas por mas es mas y esto es lo que suma en una relación de pareja felizmente dividida entre dos. 

Pero… ¿cómo cuantificar las inversiones positivas y negativas realizadas durante el ejercicio de una sociedad de gananciales que se ha terminado? ¿Cómo calcular exactamente el 50% de la pasión y el amor invertidos en esa relación?

Durante el ejercicio fiscal cupidíneo, la dedicación personal de uno al otro marca la garantía de una administración fidedigna que coloca en lo más alto el concepto de fidelidad con el cual se sueña aumentar el capital de pasiones, y fortalecer las garantías de ilusiones entregadas a muy largo plazo con la mirada puesta en la celebración de las bodas de oro.  

Cuando no se logra llegar a tales objetivos, eso que se llaman gananciales ahora culmina con la entrega o devolución de una parte llamada la mitad de lo que se ha invertido. Y entonces… ¿a dónde va a parar el otro 50%? porque que se sepa y de acuerdo a Mateo, en aquel entonces y desde su lectura, se ha dejado de ser dos para convertirse en una sola carne.   

Existen muchas comunidades de intereses alrededor del mundo. La mayoría de ellas se dedican a una determinada pasión por algo, y los intereses comunes versan sobre algún aspecto específico de pasar el tiempo, como por ejemplo, intercambio de ideas, realización de juegos, coincidencias de aspectos políticos y espirituales. Alrededor de estas actividades gira la inclinación a sanos entretenimientos y compartimiento de agradables costumbres y formas de pasar feliz la vida.

Actualmente existen gran cantidad de limitaciones generadas por la pandemia covid-19, por ello sería conveniente probar con la formación de alguna comunidad de intereses, desde la cual se logre sobreponer al aburrimiento y el tedioso paso del tiempo encerrado en casa sin más distracción que ver las cosas al revés de lo que se vieron ayer. De esa manera será posible salir del aburrimiento y hacerse creer que siempre hay algo nuevo por hacer y no permitir continuar con el estrés en casa.

Muchas jóvenes que tomaban la decisión de terminar los amores por la adicción de sus prometidos al consumo de bebidas espirituosas, les alegaban que “melius quam solum malos” o más claramente “es mejor estar sola que mal acompañada”, siempre recibían de estos como alegato en su defensa, otro sabio refrán que reza “Exui ebrius est melior est, quam ut exhiberet convivium manere sanctorum” que los bonchones en su resaca y decididos a no dejar las fiestas se resignaban recomendandoles que “es preferible desvestir borrachos, que quedarse para vestir santos”

Personaje: San Valentín

Valentín de Roma es uno de los tres santos mártires de existencia discutida, que vivieron en la antigua Roma. La festividad de San Valentín era celebrada por la Iglesia católica cada 14 de febrero en el calendario litúrgico tradicional, hasta que en 1960, en el Concilio Vaticano II, se reorganizó el santoral y se retiró su celebración. No obstante, universalmente se sigue considerando el 14 de febrero como memorial de San Valentín.

La fiesta de San Valentín fue declarada por primera vez alrededor del año 498 por el papa Gelasio I. Según la Enciclopedia Católica, el santo cuya festividad cayó en la fecha conocida hoy como día de San Valentín fue posiblemente uno de los tres mártires ejecutados en tiempos del Imperio Romano, los dos primeros en la segunda mitad del siglo III, durante el reinado del emperador Claudio II “el Gótico”:

Un médico romano que se hizo sacerdote y que casaba a los soldados, a pesar de que ello estaba prohibido por el emperador, quien lo consideraba incompatible con la carrera de las armas. Claudio II ordenó decapitarlo en el 270; fue muy venerado en Francia, en la diócesis de Jumièges.

Un obispo de la ciudad de Interamna (hoy Terni, Italia), donde se encuentran los restos del cuerpo conservados en la homónima basílica, y donde el 14 de febrero es la fiesta patronal.

Un obispo llamado Valentín de Recia, que vivió en el siglo V y que fue enterrado en Marlengo (en alemán Mais), cerca de Merano, en el Tirol, Italia; en el siglo VIII su cuerpo se trasladó a Passau, Baviera, en Alemania; es invocado para curar la epilepsia, y a partir del siglo XV se le representa con un niño tendido a sus pies. (Fuente Wikipedia libre).

Saludos, vuelvo en una semana

Jaime E. Peñaloza Durán