Huawei vende su marca Honor por sanciones norteamericanas

Ofrece una serie de dispositivos de bajo costo destinados mayormente a un público juvenil

Huawei, gigante chino de telecomunicaciones, anunció que vendió su marca de teléfonos Honor, como medida, según la propia compañía, para salvar la marca ante las presiones que generan las sanciones del Gobierno de Estados Unidos en la cadena de suministro.

La marca fue adquirida por un consorcio de 40 empresas chinas, entre ellas, distribuidores, agentes y otras sociedades dependientes de la marca, que vende teléfonos baratos, según lo indicó Huawei y dicho conjunto en comunicados separados.

La tecnológica china aseguró que su producción de dispositivos para usuarios poco exigentes es sometida a presiones “terribles” puesto que el grupo no logra suministros de componentes electrónicos a causa de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

“La venta ayudará a los vendedores y proveedores de Honor a superar este periodo difícil”, sostuvo en un comunicado el grupo con sede en Shenzhen, sur de China. Por su parte Huawei ya no dispone de ninguna acción legal sobre la marca, y no está relacionada con la toma de decisiones de la misma.

Según Huawei, Honor es una marca destinada principalmente a los jóvenes y presupuestos bajos, que vende unos 70 millones de teléfonos al año. Sin embargo, quedó bajo la mira del Ejecutivo norteamericano, presidido Donald Trump, que sospecha que hace espionaje a favor de Pekín.