FESCO explora opciones para traer productos agrícolas de Latinoamérica a noroeste de Rusia

Una de las mayores empresas privadas de transporte y logística en Rusia, FESCO, está explorando las opciones para reanudar el suministro de productos agrícolas de América Latina a los puertos del noroeste ruso.
El máximo ejecutivo de FESCO, Andréi Severílov, dijo a los periodistas que la compañía está «en conversaciones con las cadenas de distribución que tienen interés por recuperar las rutas perdidas».

«Antes que nada, se trata de traer bananos de Ecuador, así como otros productos agrícolas de países latinoamericanos. Por ahora es difícil aventurar el volumen específico de estos suministros. En el tramo ruso del itinerario se están explorando las escalas en los puertos de Ust-Luga y Bronka [al oeste de San Petersburgo]», precisó Severílov.

El problema clave, a su juicio, es la ausencia de una flota de gran tonelaje.

«La compañía planea adquirir, en el marco del programa de inversión para 2023, dos buques de hasta 6.000 o 7.000 TEU [capacidad de carga equivalente a la de un contenedor estándar de 20 pies], el doble de lo que tenemos ahora», agregó el ejecutivo.

Restablecer el transporte marítimo con América Latina se ha convertido para Rusia en un reto tras la retirada de Maersk y otros gigantes del sector.

FESCO controla el puerto comercial más importante del Lejano Oriente de Rusia, Vladivostok, y es uno de los mayores proveedores privados de servicios ferroviarios a través de las subsidiarias Transgarant y Russkaya Troika. Sus activos incluyen 22 barcos con una capacidad total de 24.000 TEU.