Edwin García responde a la confianza como cabeza del lineup

Entérate24.com Durante los nueve primeros juegos de Navegantes del Magallanes en el Round Robin de la temporada 2022-2023, el primer bateador del lineup ligó para anémico promedio de .162 (6-37). Fue un lugar en el que empezó Cade Gotta, traído como refuerzo del Caribe, pasó el polivalente Luis Torrens y volvió Edwin García, con el rol que le ayudó a completar su mejor campaña en la LVBP.

García embarcó en el navío a partir de la tercera semana del campeonato, proveniente desde Tigres de Aragua a cambio del lanzador Jorge Rondón, para cubrir la ausencia dejado en el campocorto por Engelb Vielma, quien sufrió fractura del tercer metacarpiano de la mano derecha, con pronóstico de mes y medio de baja.

Tras un frenético mes de noviembre, en el que bateó .349 y disparó 29 hits en 22 encuentros, tres imparables más de los acumulados en los 32 desafíos globales la campaña anterior, García cayó para promedio de .258 en diciembre.

No solo fue bajado al séptimo lugar de la alineación para el inicio de la postemporada, sino también comenzó en la banca en tres de los primeros ocho partidos del todos contra todos. Figuró como octavo en el orden durante un juego y como segundo en otro, antes de volver a encabezar el lineup, en la derrota 8-6 contra Leones del Caracas en Valencia. A pesar de irse de 4-0, recibió la confianza del staff técnico nauta para continuar en ese puesto.

“Él estuvo todo el año como primer bate, lo movimos un momento porque trajimos a Gotta y en realidad no le fue muy bien, pero Gotta fue una pieza muy importante para este equipo el año pasado en el título”, glosó Ramón Hernández, coach de banca filibustero. “Volvimos otra vez a poner a Edwin, ya que lo hizo muy bien durante el año, por eso está ahí donde está”.

Tras el amargo duelo contra el Eterno Rival, que dejó con poco margen de error al buque (récord de 3-6), García ligó tres incogibles en el triunfo frente a Cardenales en Barquisimeto y fue el héroe en dos noches consecutivas contra sus ex cofrades bengalíes, al combinarse para impulsar cuatro carreras, tres de ellas las que marcaron la diferencia a favor de los navieros, siendo primer bate.

“Como primer bate trato de llevar a profundidad los conteos, tratar de ver la mayor cantidad de envíos posibles”, explicó el oriundo de Mariara, poco después de tomar rodados en la práctica local del Estadio José Bernardo Pérez de Valencia. “Así ayudo a mis compañeros también a descifrar cómo piensan trabajarnos”.

Hasta la jornada de descanso de los eléctricos, el jueves, García batea para .318 (7-22), con cinco carreras empujadas y cuatro anotadas en sus recientes cinco compromisos, como cabeza de la alineación presentada por el mánager Yadier Molina. Un rendimiento más parecido a la línea ofensiva de .301/.371/.352 que dejó en ese puesto, durante la temporada regular.

“La confianza”, respondió el infielder, al consultarle qué influyó para haber registrado topes personales en hits (52), anotadas (35), impulsadas (18) y carreras creadas (23.2) en la rueda eliminatoria. “La confianza del juego diario yo creo que es lo más importante, eso te ayuda a hacer ajustes día a día”.