Conozca cómo científicos comprobaron la existencia de la lluvia ácida

Ese tipo de precipitación con ácidos disueltos se forma cuando la humedad del aire se combina con óxidos de nitrógeno, dióxido o trióxido de azufre

Entérate24.com– A mediados de la década de los 60 un grupo de investigadores liderados por Gene Likens, profesor de ecología en el Instituto Cary de Ciencias del Ecosistema en Millbrook, Nueva York, inició el estudio para comprobar la lluvia ácida en Estados Unidos (EEUU).

Likens recolectó una muestra de lluvia en el Bosque Experimental Hubbard Brook en las Montañas Blancas de New Hampshire, demostrando un nivel de acidez 100 veces mayor de lo que debió ser.

Inmediatamente centraron el análisis en el Área de Lagos Experimentales (ELA), en la frontera entre EEUU y Canadá. En este lugar, a lo largo de siete años, redujeron el pH en un lago, de 6,8 (casi neutro) a 5,0 (ligeramente ácido).

Los estudios de laboratorio habían sugerido que un pH de 5,0 no afectaría a los peces. Sin embargo, el experimento arrojó que antes de llegar a 5,0, sí les hizo daño. En este punto, concluyen que la lluvia ácida, producida por la contaminación de las grandes industrias al ambiente, perjudicaba al ecosistema de los grandes lagos, ubicados entre EEUU y Canadá.

En general, la recuperación de lagos en Norteamérica se logró porque se atacó la fuente que daba origen a la lluvia ácida.

Aunque, el problema no desapareció por completo. La industria del ganado y la agricultura aun contribuye a la precipitación de ácido nítrico. Además, existe la preocupación de que la lluvia ácida, tanto de azufre como de nitrógeno, sea un problema en las siguientes generaciones.

Lea también: Crean bebida modificada genéticamente para combatir la resaca

Por otra parte, la administración de Donald Trump, propone reducir las regulaciones sobre emisiones. Si esto sucede, dice Likens, «la recuperación de lagos en lugares como las montañas Adirondack, en el noreste de Nueva York, sería particularmente vulnerable, ya que su capacidad de neutralización de ácidos ya está debilitada”.

A pesar de esto, la reducción de emisiones ha sido una gran historia de éxito en la lucha contra la lluvia ácida, comentó el profesor. Pero se necesitan disminuciones adicionales, especialmente en los óxidos de nitrógeno.

Las soluciones al problema de la lluvia ácida avanzaron, al menos en América del Norte, porque se convirtió en un problema que estaba por encima de las divisiones partidistas.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enterate_24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *