Cómo saber si eres adicto a Internet y a las nuevas tecnologías

Algunas características o estados emocionales pueden aumentar la vulnerabilidad psicológica a las adicciones

Entérate24.com- Según la doctora Kimberley Young el uso del Internet o nuevas tecnologías son un trastorno del control de impulsos porque presenta características de trastornos de dependencia.

Siendo así, la especialista en conducta adictiva comportamental, sugiere que la adicción a las redes sociales o al Internet es notoria cuando sientes:

  • Sentimientos de preocupación por Internet (piensa sobre anteriores o futuras actividades en línea).
  • Necesidad de aumentar la cantidad de tiempo utilizado en Internet para estar satisfecho.
  • Has realizado esfuerzos repetidos sin éxito de tener autocontrol en disminuir o parar el uso a Internet.
  • Te sientes inquieto, con malhumor, deprimido o irritable en los intentos para parar el uso de Internet.
  • Pasas más tiempo del que tenía pensado.
  • Estas en riesgo de perder alguna relación importante, un trabajo o una oportunidad de educación debido al uso de Internet.
  • Mientes a miembros de tu familia, al terapeuta u otros para ocultar la importancia de estar conectado en Internet.

Lea también: Expertos aconsejan a los niños desayunar todos los días durante la cuarentena

Young diferencia otras cuatro formas de adicción a internet: la adicción Cibersexual, la adicción a la ciber-relación, las compulsiones en la red (juegos de azar o comercio electrónico), y los buscadores de información.

Expertos consideran que consideran que, en ocasiones, la adicción a Internet es un trastorno secundario a otros relacionados con la fobia social, depresión, adicción al sexo, es decir, Internet no solo sería una adicción sino que podría ser un problema de conducta adictiva comportamental relacionado con otros trastornos o adicciones.

Las principales señales de alarma que denotan una dependencia a las TIC o a las redes sociales y que pueden ser un reflejo de la conversión de una adicción son las siguientes:

  • Privarse de sueño (5 horas) para estar conectado a internet, a la que se dedica unos tiempos de conexión anormalmente altos.
  • Descuidar otras actividades importantes, como el contacto con la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud.
  • Recibir quejas en relación con el uso de internet o de “smartphone” de alguien cercano, como los padres o los hermanos.
  • Pensar en internet  o en el “smartphone” constantemente, incluso cuando no se está conectado, y sentirse irritado excesivamente cuando la conexión falla o resulta muy lenta.
  • Intentar limitar el tiempo de conexión, pero sin conseguirlo, y perder la noción del tiempo.
  • Mentir sobre el tiempo real que se está conectado o jugando a un videojuego.
  • Aislarse socialmente, mostrarse irritable y bajar el rendimiento en los estudios.
  • Sentir una euforia y activación anómalas.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.