Características del trastorno del espectro autista en niñas y mujeres

Discapacidad permanente que afecta la forma en que las personas se comunican e interactúan con el mundo

Entérate24.com.- Solo uno de cada tres o cuatro diagnósticos del trastorno del espectro autista (TEA) corresponde a mujeres, un porcentaje que se reduce aún más en los casos de autismo de alto funcionamiento.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 160 niños en todo el mundo tiene un TEA, que es una discapacidad permanente que afecta la forma en que las personas se comunican e interactúan con el mundo; su nivel intelectual es extremadamente variable y se extiende desde un deterioro profundo hasta niveles superiores.

Investigaciones científicas en Reino Unido, diseñadas específicamente para detectar las características del autismo en las mujeres, sugieren que la proporción real de casos de autismo podría ser de una mujer cada tres hombres.

Lo que quiere decir que cientos de miles de niñas en todo el mundo viven con la discapacidad sin siquiera saberlo, debido a que las señales de autismo en ellas no son los mismos que en niños y hombres.

Lea también: Explican por qué no se debe consumir alcohol antes o después de recibir la vacuna

Por ello, en esta oportunidad te explicaremos algunas características del TEA en niñas y mujeres:

  • Aislamiento aparente

Las niñas con TEA pueden recurrir, a veces, al aislamiento en situaciones donde otros niños mantienen conductas activas de juego. En tales contextos, sobre todo cuando no se encuentran presentes niños con los que tienen un vínculo más estrecho, optan por retirarse a un lugar tranquilo y cesar todas las interacciones. Estas conductas pueden ser interpretadas como tristeza, aunque no siempre se relacionan con esta emoción.

  • Respuestas emocionales inusuales

Otra de las conductas habituales en niñas con TEA es la de mostrar reacciones emocionales que no parecen responder a una situación que se halle objetivamente en el ambiente. Por ello podrían llorar o gritar de manera inesperada o imprevista, e incluso padecer crisis agudas de ansiedad sin que se logre encontrar un factor precipitante.

  • Imitación y ausencia de espontaneidad

Las niñas con autismo pueden adoptar hábitos rígidos, incluso cuando juegan. En el supuesto de que algún compañero/a desee participar en estas dinámicas, suelen comportarse con una “autoridad” excesiva, dirigiendo la actividad e imponiendo unos límites muy estrechos a qué se puede considerar correcto y qué no. Es por ello que sus opiniones son “inamovibles”, y no es fácil hacerles cambiar de parecer cuando la tarea deviene aburrida para el resto de los que están implicados en ella.

  • Amistades excluyentes

Las niñas con autismo pueden desarrollar una tendencia a buscar lazos de amistad que solo se reservan para ellas, forjando una red social limitada (en términos numéricos), pero para la que trazan un vínculo de gran dependencia. A esta situación se añade la posibilidad de que se “obsesionen” con aquel que consideran su amigo o amiga, restringiendo la posibilidad de que amplíe su propio círculo y buscando con insistencia su presencia. Tales relaciones llegan a vivirse desde la angustia, e incluso provocan intensas explosiones de celos.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24