Brendan Fraser se sintió culpable cuando diagnosticaron a su hijo con autismo

En los últimos años, Brendan Fraser eligió el bajo perfil y se mantuvo tan alejado de las cámaras como de las redes sociales. Sin embargo, su comprometida actuación en el filme La Ballena volvió a ubicarlo entre los actores más elogiados y buscados de Hollywood y en cada una de las entrevistas que brinda a propósito del estreno deja entrever un poco de su cuidada intimidad.

El martes, en una charla radial con Howard Stern, el actor se refirió a la importancia de que se brinden las condiciones necesarias para que las personas con autismo puedan participar de eventos masivos y terminó contando su propia experiencia como padre de un niño con dicha condición.

«Hay personas que, por cualquier razón personal, están realmente satisfechas o felices de conocerte, aunque solo sea por unos momentos. Eso me parece realmente gratificante. Y a veces hay personas a las que puedo ver desde la otra punta de un salón de convenciones, y puedo darme cuenta de inmediato que ‘está en el espectro», comenzó explicando.

Y continuó: «Sabes que hay alguien que necesita un poco más de amor, un poco más de tiempo porque es autista o tiene Asperger, y este es su mundo. Este es el lugar al que pertenecen. No importa todo el ruido y la histeria que despiertan las celebridades… Siempre, siempre, siempre detengo el tren para tener un momento con ellos».

Notablemente emocionado, Fraser indicó: “Porque mi hijo mayor, Griffin, es autista, y sé lo significativo que es para sus familias y para ellos. Significa mucho sentir que puedes gratificar a alguien simplemente apareciendo, significa mucho”.

Stern indicó, entonces, que muchos padres de niños con autismo con los que ha hablado a lo largo de los años sienten temor por cómo será la vida de su hijo una vez que ellos ya no estén. “¿Qué podemos hacer aparte de darnos un respiro y abrirnos camino juntos y hacer lo que funciona hasta que ya no funcione, y luego encontrar algo nuevo?”, reflexionó Fraser