Beneficios del brócoli para pacientes con endometriosis

Existe una manera de controlarla a través de la alimentación, específicamente con el consumo de brócoli.

Entérate24.com.- Más de 176 millones de mujeres alrededor del mundo sufren de endometriosis, lo que equivale al 10% de las que están en edad reproductiva adulta.

Se trata de una afección inflamatoria crónica y dependiente de hormonas. Se caracteriza por la aparición de lesiones producidas por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, principalmente en la cavidad peritoneal.

El tratamiento actual suele basarse en la administración de analgésicos para minimizar el dolor y de hormonas, que pueden llevar consigo diferentes efectos negativos. Aunque existe una manera de controlarla a través de la alimentación, específicamente con el consumo de brócoli.

Estos vegetales contienen una gran abundancia de compuestos con propiedades estimulantes de la salud, como son los glucosinolatos y sus derivados bioactivos, los isotiocianatos.

Compuestos activos del brócoli y su actividad antiinflamatoria:

Uno de los isotiocianatos más estudiados es el sulforafano (SNF), derivado de la glucorafanina, conocido por su capacidad de atenuar, bloquear y revertir diversas actividades del metabolismo celular.

En concreto, se ha observado que el SFN es capaz de unirse al factor de transcripción Nrf2, que regula la transcripción de genes relacionados con la respuesta antiinflamatoria. Además, el SFN es capaz de disminuir la capacidad de unión del factor NFκB a genes relacionados con la respuesta inflamatoria, reduciendo así la producción de interleucinas proinflamatorias, como el TNF-α.

Aunque no hay estudios concluyentes en mujeres con endometriosis, un estudio realizado en ratas demostró que la administración de SFN en estos modelos atenuaba los síntomas de endometriosis.

En el brócoli también se encuentran abundantes concentraciones deglucobrasicina, un glucosinolato cuyos productos de degradación son el indol-3-carbinol (I3C) y el 3,3-diindolilmetano (DIM).

Lea también: Diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de sufrir párkinson

Pues bien, se ha visto que el I3C también es capaz de estimular positivamente al factor de transcripción Nrf2, disminuyendo así la respuesta inflamatoria. Con respecto al DIM, su principal diana es la ruta de señalización NFκB, lo que se traduce en la disminución de la producción de las citocinas proinflamatorias TNF-α e IL-6 y de prostaglandinas.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24