Australia busca en la India una alternativa ante su guerra económica con China

Enterate24.com – En 2022 el comercio bilateral entre Australia y la India fue de 27.500 millones de dólares, una cifra minúscula comparada con los 251.000 millones de dólares que intercambian Camberra y Pekín. Sin embargo, la brecha solo muestra una enorme oportunidad que se abrió cuando el Parlamento australiano aprobó un nuevo acuerdo comercial con Nueva Delhi.
Las relaciones entre China y Australia se han degradado considerablemente desde 2018, cuando Camberra aprobó una ley para luchar contra la interferencia extranjera. Oficialmente no está dirigida contra Pekín, pero fue aprobada en medio de debates sobre la influencia china en la vida política y económica del país, y prohibió a las empresas chinas Huawei y ZTE participar en el desarrollo de las redes 5G australianas.
A principios del abril de 2020, Australia hizo un llamamiento para investigar el origen del coronavirus. Para China, a la que muchos criticaron entonces por su ineficaz primera respuesta a la pandemia, esto se sumó a la presión externa. Como consecuencia, en mayo del mismo año Pekín impuso aranceles antidumping y antisubvenciones a varias categorías de exportaciones australianas. Las importaciones de algunos productos como la carne de vaca, el carbón, la madera y el algodón fueron incluso suspendidas formal o informalmente.
¿Por qué la India?
El tratado de libre comercio entre la India y Australia lleva más de 10 años en preparación y no se puede exagerar su importancia. El acuerdo permitirá a los países comerciar con bienes y servicios prácticamente sin aranceles. El primer ministro indio, Narendra Modi, tras la firma del acuerdo, lo calificó de «momento decisivo para las relaciones bilaterales».
A 75 años de su independencia del dominio británico, la India ha logrado superar al Reino Unido y se ha convertido en la sexta economía del mundo, indica Bloomberg.
En virtud del nuevo acuerdo comercial, se eliminarán los aranceles sobre una serie de productos australianos exportados a la India. Habrá una reducción gradual de los aranceles sobre el vino y los productos agrícolas. El acuerdo también beneficiará a los sectores indios de gran intensidad de mano de obra.