28 de octubre de 1886: Se inaugura la Estatua de la Libertad

Se estableció con la vista hacia la nación francesa para resaltar la hermandad entre ambos países

Entérate24.com-  La Libertad Iluminando al Mundo, mejor conocida como la Estatua de la Libertad, fue inaugurada el 28 de octubre de 1887 en la isla de Bedloe, en Nueva York. Y fue un regalo de Francia por motivo del centenario de la independencia de Estados Unidos.

Frédéric Bartholdi, escultor francés, fue el autor de la obra y la realizó en Francia antes de trasladarla a su ubicación actual. La ceremonia de inauguración fue presidida por el presidente Grover Cleveland.

Lea también: 28 de octubre: Día del Bibliotecario Escolar

A partir de 1892 se abrió la aduana de inmigrantes en la isla vecina Ellis, y desde ese momento la escultura se convirtió en un símbolo para todos aquellos que emigraron a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida.

El proyecto comenzó en 1865 a raíz de la propuesta de Edouard de Laboulaye, un republicano y profesor de derecho de Americanophile, quien pensó que 11 años eran suficiente para su construcción y que podría inaugurarse en el día de la independencia americana, el cuatro de julio de 1876.

Sin embargo, no se pudo terminar para la fecha debido a retrasos en la construcción, falta de recursos para financiar a los trabajadores y el material y errores políticos en ambas naciones. Por todos los contratiempos, Bartholdi pudo concluir su obra 21 años después del inicio de su creación.

El 4 de julio de 1886 hubiese sido otra fecha ideal, puesto que se cumplirían 110 años después de la independencia, pero desafortunadamente la base se retrasó en esa fecha era imposible de mantener y en definitiva se eligió el 28 de octubre de 1886.

El día de su inauguración fue declarado festivo y, a pesar del clima nublado y la lluvia, miles de personas llegaron al lugar para celebrarlo. Comisiones de ambos países también estuvieron presente, por parte de Estados Unidos asistió Cleveland y su gabinete, además del gobernador de Nueva York y su personal, mientras que por Francia se apersonó el embajador junto al Comité Francés.

En 1924 se declaró Monumento Nacional de los Estados Unidos y en 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, motivo suficiente para mantener la estructura al día. Uno de los datos mas resaltantes es que su posición no fue al azar, y además de representar la libertar, sus ojos están en dirección en Francia, recordando su hermandad con Estados Unidos.

El monumento fue fabricado en cobre, y durante sus primeros años mantuvo un color rojizo, pero al pasar el tiempo, los efectos del clima y consecuencia de la oxidación natural de la pátina, tomó un color verdoso, que es el que se observa actualmente, convirtiéndose en parte de su identidad.

Existen recorridos en Nueva York que permiten visitar la Estatua de la Libertad, donde los usuarios deben subir hasta su corona. Para llegar hasta ella se debe tomar un ferri que sale desde Batery Park, antes de ingresar se hace un chequeo de seguridad y los visitantes no pueden pasar con maletas o coches para bebé, por lo que se deben dejar en las taquillas de ingreso.

Para llegar hasta la corona se deben subir 22 pisos, es decir, 354 escalones, y solo se permite el ingreso de las primeras 240 personas que estén en la fila, a menos que haya una reservación. Para apreciar una vista mayor, se puede acercar hasta el pedestal, donde hay una panorámica asombrosa del puerto de Nueva York.

En el pedestal también hay un museo, donde los visitantes podrán conocer un poco más de la historia del monumento, así como su construcción.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.