1790: Muere el político e inventor estadounidense Benjamin Franklin

Llevó a cabo el famoso experimento de la cometa, que le permitió demostrar que las nubes están cargadas de electricidad y los rayos son esencialmente descargas de tipo eléctrico

Entérate24.com- El 17 de abril de 1970, falleció en Filadelfia, Estados Unidos (EEUU), el político, científico e inventor Benjamin Franklin, también considerado como uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos.

​Trabajó como tipógrafo y editor, en 1727 fue responsable de la emisión de papel moneda en las colonias británicas de América.

Lo que le permitió que entre 1728 y 1748 fundará el periódico La Gaceta de Pensilvania, que publicó entre los años 1728 y 1748. Y en 1732 emprendió la edición del Almanaque del pobre Richard, en ella había un anuario misceláneo frecuente en la época que incluía el santoral, horóscopos, consejos médicos y previsiones meteorológicas, se abrió en su vida un período de prosperidad.

Junto a las secciones habituales, Franklin tuvo el acierto de incluir además toda clase de máximas, proverbios, sentencias y frases célebres, extraídas de fuentes variadas; en ocasiones, aplicando su genio y experiencia a la conducta humana, llegó a inventarlas él mismo, con tanta fortuna que acabaron pasando al acervo popular.

Luego de veinticinco años de publicación ininterrumpida, con tiradas que alcanzaron los diez mil ejemplares (una cifra impresionante para la época), Franklin había conseguido un considerable patrimonio que le permitió abandonar la impresión.

Vida política

Para 1757, se inició en la actividad política al ser el inspirador y activo factótum de la independencia, ya que dos décadas antes de la guerra de independencia americana concibió un sistema de gobiernos estatales reunidos bajo una sola autoridad federal.

Previamente, convertido ya en uno de los más importantes personajes públicos de Filadelfia, fue elegido como miembro de la Asamblea legislativa, logrando con ello llevar a buen fin el tratado con los indios rebeldes.

Además, encontró un sistema racional para la limpieza de las calles y promovió numerosas iniciativas y mejoras.

Su temperamento activo y polifacético lo impulsó a participar en las cuestiones de ámbito local, al crear instituciones como el cuerpo de bomberos de Filadelfia, la biblioteca pública y la Universidad de Pensilvania, así como la Sociedad Filosófica Americana.

Luego fue director general de Correos en Filadelfia, primero de importancia de los múltiples cargos públicos que desempeñaría con brillante eficiencia, Franklin alcanzó una serie de éxitos fulgurantes en la mejora del servicio, amplió considerablemente la frecuencia de los envíos y mejoró los caminos postales.

En 1757 fue enviado a Londres para defender los intereses de las colonias americanas ante la metrópoli, por lo que inició una intensa labor política que acabaría dando los frutos apetecidos, al lograr que el Parlamento revocara la ley (1766) y la guerra se retrasó diez años, dando a los independentistas tiempo suficiente para prepararse.

Una vez logrado sus objetivos Franklin dejó Londres, regresó a Filadelfia en 1775 y se adhirió decididamente al movimiento independentista. Ese mismo año fue nombrado diputado por Pensilvania ante el II Congreso Continental, en el que los representantes de las trece colonias norteamericanas decidieron formar un ejército para luchar contra Inglaterra.

Al año siguiente redactó, conjuntamente con Thomas Jefferson y John Adams, la histórica Declaración de Independencia.

Sus logros hicieron que obtuviera gran prestigio, por lo que fue escogido en diciembre de ese año para efectuar una gira por Europa, entre 1776 a 1785, para que buscara apoyo para la causa independentista.

Pero Franklin logro más de lo esperado, ya que no sólo convenció al reacio monarca francés, Luis XVI, de que enviara secretamente suministros al general Washington, sino que un año después, en 1778, logró que entrara abiertamente en la guerra como aliado después de firmar un tratado de amistad.

Finalizada la guerra y lograda la independencia efectiva, Benjamin Franklin fue partícipe en las conversaciones para concluir el tratado de paz que pondría fin al conflicto (1783).

Tras su regreso, en 1787, a Filadelfia fue nombrado miembro de la convención encargada de la redacción de la Constitución estadounidense.

Cuando la Constitución estuvo lista, se encargó personalmente de que fuera ratificada por los distintos Estados, tarea para la que tuvo que poner en juego todas sus dotes de persuasión y sus capacidades de magistral razonador, ninguno de sus interlocutores se resistió a sus argumentos.

De vuelta a Filadelfia, ya avanzado de edad y fatigado, y con la esperanza de un descanso bien merecido, se vio inmediatamente agobiado por nuevas responsabilidades públicas, llevando una vez más a cabo con su perfecto y admirable estilo las misiones confiadas.

Franklin el científico

Durante una estancia en Francia, en 1752, llevó a cabo el famoso experimento de la cometa, que le permitió demostrar que las nubes están cargadas de electricidad y los rayos son esencialmente descargas de tipo eléctrico.

Ello fue posible con uso cometa dotada de un alambre metálico unido a un hilo de seda que, de acuerdo con su suposición, debía cargarse con la electricidad captada por el alambre durante el proceso la tormenta, por lo que acercó la mano a una llave que pendía del hilo de seda, y observó que, lo mismo que en los experimentos con botellas de Leyden que había realizado con anterioridad, saltaban chispas, lo cual demostraba la presencia de electricidad.

Ello le llevó a inventar el pararrayos, cuya eficacia dio lugar a que ya en 1782, en la ciudad de Filadelfia, se hubiesen instalado 400 de estos ingenios.

Lea también: 16 de abril de 1889: Nace Charles Chaplin

Sus estudios sobre la electricidad le llevaron a formular conceptos tales como el de la electricidad negativa y positiva, o el de conductor eléctrico, entre otros.

Pero ese no fue el único invento de Franklin, ya que también creo la llamada estufa Franklin, en 1742, que consistía en una estufa de hierro de mayor eficiencia y menor consumo, y las lentes bifocales.

La gran curiosidad que sentía por los fenómenos naturales le indujo a estudiar, entre otros, el curso de las tormentas que se forman en el continente americano, y fue el primero en analizar la corriente cálida que discurre por el Atlántico norte y que en la actualidad se conoce con el nombre de corriente del Golfo.

Benjamin Franklin falleció a los 84 años de edad, debido a numerosos problemas de salud por la obesidad, que se agravó a la psoriasis que había padecido durante toda su vida

Síguenos en nuestras redes sociales:
Telegram:@enterate24
Instagram:@enterate.24
Twitter:@enteratee24
Youtube:@Enterate24
Facebook:@Enterate24
Pinterest:@Enterate24
Tik Tok: @Enterate24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.